fbpx
Blog thumbnail

Bombones Gourmet: la última tendencia con colorante liposoluble para chocolate

Blog thumbnail en

Como te comentábamos en el artículo anterior, “Las mejores técnicas para pintar chocolate con el colorante liposoluble en polvo de DustColor”, la pintura para chocolate es un gran aliado a la hora de crear preparaciones extraordinarias.

Funciona para teñir todo tipo de medios grasos, como manteca de cacao, coberturas, baños de repostería, ganaches, trufas, cremas de manteca, crema chantilly y chocolate.

El colorante comestible liposoluble ha iniciado una espectacular tendencia en decorado, particularmente para utilizar en la creación de bombones. Con unas simples pinceladas, lograrás crear un diseño muy moderno y novedoso ¡para sorprender a todos!

Para lograr este efecto necesitarás: un molde para bombones, un pincel y/o esponja, el ingrediente base para colorear (chocolate blanco o mantequilla de cacao), los colorante liposoluble en polvo de DustColor y una relleno a elección.

Para empezar, asegúrate que el molde se encuentre completamente limpio y sin manchas.
Debes tener a mano 2 ó más colores ya disueltos en el medio graso a utilizar.

Creando increíbles diseños con colorante liposoluble en polvo de DustColor

Con la ayuda del pincel, toma una pequeña cantidad de la mezcla y da una pincelada en cada uno de los espacios del molde. Deja secar un momento y luego, con el mismo pincel, toma otro color y repite el mismo proceso sobre las pinceladas que ya diste, procurando no mezclar los colores, sino que queden bien diferenciados para dar un efecto de profundidad. Puedes hacerlo en una dirección distinta que la primera pincelada, de manera muy suave, para no mezclarlas y cubrir una mayor superficie.

Tip: para lograr otro tipo de diseño, puedes utilizar una esponja para tomar un tercer color (o uno de los que ya usaste), y dar suaves toquecitos en el molde.
Otra gran idea, es untar el pincel en uno de los colores y sacudirlo sobre el molde (o utilizando tus dedos), para conseguir delicados puntitos. Para obtener un mejor resultado, usa un color que contraste con los otros (como blanco, por ejemplo), para que se aprecie la técnica de mejor manera.

Queremos lograr un acabado “manchado”, por lo que es importante que los colorantes no se mezclen en un solo color.
Ahora, vamos a templar el chocolate
Para este paso, te recomendamos elegir un chocolate de buena calidad para obtener mejores resultados (con alta fluidez).

El proceso de templado consiste en conseguir cambios de temperatura (caliente a frío a caliente nuevamente) para lograr la consistencia deseada (cristalización).

Primero debemos fundirlo (puede ser al microondas, revisando cada pocos segundos y revolviendo para evitar que se queme). Una vez derretido, vamos a colocar ⅔ de la mezcla en una superficie limpia (a temperatura ambiente) para bajar el calor. Guardamos el otro ⅓.
Debemos esparcir el chocolate sobre la superficie con la ayuda de una espátula, haciendo movimientos circulares para liberar el calor y hasta que alcance unos 28º.

Luego, incorporarlo al ⅓ de mezcla caliente que teníamos apartado en un recipiente. Mezclándolo bien, terminaremos el proceso. Este paso permitirá que la temperatura de la mezcla total vuelva a subir (hasta unos 30-31ª).

El último paso consiste en agregar el chocolate a una manga para rellenar los espacios en el molde para bombones, anteriormente pintado. Rellena hasta el borde.

Luego, para lograr que el chocolate se esparza bien en el molde y no quede aire, golpea suavemente el molde contra un mesón y así evitaremos burbujas.

Deja reposar unos 5 minutos para que se endurezca un poco y logremos crear la cobertura. Después, da vuelta el molde sobre un recipiente para que el exceso de chocolate caiga, y así podamos crear la “tapita”. Para terminar, debemos dar un nuevo toque de frío, metiendo el molde uno o dos minutos al congelador. ¡Saca el molde y elige tu relleno!

Ya para el gran final: el relleno
Para rellenar, te recomendamos usar ganache teñido con el colorante liposoluble en polvo de DustColor, manjar o caramelo, ya que son mezclas sencillas de manejar y muy ricas. Viértelo sobre el molde, recordando dejar un espacio entre el relleno y el borde para poder sellar el bombón.

Toma el excedente de chocolate que vertiste en el recipiente y vacíalo sobre el molde para cerrar. Limpia con la espátula para quitar el excedente. Vuelve a golpear suavemente el molde contra el mesón para que se distribuya bien el chocolate y pasa nuevamente la espátula para quitar el exceso. ¡Ahora a esperar a que se cristalice! También se puede enfriar en el congelador unos minutos.

Para desmoldar, da vuelta el molde sobre una bandeja y da golpecitos suaves con cuidado para no quebrar el molde.

¡Y ahí lo tienes! Ya puedes disfrutar de tus preciosos y modernos bombones pintados con los colorantes liposolubles de DustColor. Recuerdas ponerlos en una linda cajita y conseguirás un producto espectacular, tanto para regalo como para venta. Bombones brillantes, llenos de color y con un acabado muy artístico. ¡Felicitaciones!

Carro

0

No hay productos en el carrito.

Escriba su búsqueda y presione enter